Mis Quesos- Ibores

El «Queso Ibores» se elabora con leche cruda de cabra en Exremadura, es un queso muy rico y con un sabor moderado, muy agradable al paladar. Es un queso que perfectamente encaja en cualquier momento, desde el  aperitivo como ensaladas, rallado sobre en platos de pasta gratinado o en salsas acompañando a todo tipo de carnes incluyendo la caza. A mi personalmente me gusta acompañarlo con un vino tinto (tanto crianza como reserva), pero también entra fenomenal con una cerveza bien fresquita.

El período de maduración mínimo de 60 días. También hay queserías artesanales de pequeña capacidad de producción, que solamente elaboran queso con la leche procedente de su propia ganadería, y cuyo producto se puede considerar «artesano», necesitando un período de maduración de 100 días como mínimo.

La clasificación de este queso es:

  • Tipo de leche: Cabra (Cruda)
  • Maduración: 60 días mínimo
  • Textura de la pasta: Semi-Dura
  • Textura interior: Compacto
  • Corteza: Semi-Dura, ligeramente enmohecida
  • Contenido en grasa: Extra-graso (con al menos el 45%.)

El «Queso Ibores» (www.quesoibores.org), es un queso graso, elaborado exclusivamente con leche cruda de cabra serrana, verata, retinta y sus cruces entre ellas. La leche es el producto natural íntegro obtenido del ordeño de cabras sanas, de las ganaderías inscritas, que presente las siguientes características:
– Limpia y sin impurezas.
– Exenta de calostros, o productos medicamentosos, conservantes, etc., que puedan influir negativamente en la maduración y conservación del queso, así como en las condiciones higiénicas y sanitarias del mismo.

Características principales:

  • De forma cilíndrica, con caras sensiblemente planas y superficie perimetral plano-convexa, su altura oscila entre 5 y 9 centímetros, con un diámetro de 11 a 15 centímetros y con un peso entre 650 – 1.200 gramos.
  • Su corteza es lisa y semidura, cuyo color natural es amarillo céreo a ocre oscuro, siendo tradicional la presentación pimentonada, así como untados en aceite, pudiendo presentar diversas coloraciones –producto de los distintos mohos– desde el grisáceo en corteza natural, a rojo anaranjado en los pimentonados, hasta ocre amarillo en los quesos untados en aceite.
  • La pasta es de color blanco marfil, semidura, de textura suave, mantecosa y húmeda, entre friable y elástica, presentando ojos pequeños, poco abundantes y desigualmente repartidos.
  • Sabor franco característico, mantecoso, ligeramente ácido, moderadamente picante, algo salado, suavemente caprino en el retrogusto, y muy agradable al paladar

Disfrútalo y cuéntame que te ha parecido.

Leave a Comment